Reflexión sobre el fansubing.

Esta informacion que pongo, no dice que esta bien, ni que tampoco este mal, simplemente es una opinion que pongo y espero su compresion y es una Reflexión sobre el fansubing y lo que se nos viene por delante. XD

Hace un par de meses atrás se hizo público que el sitio de descargas Mcanime.net implementaría algunas reformas para facilitar la llegada de Crunchy Roll a nuestro continente. Las controvertidas medidas incluyen la imposibilidad de publicar series licenciadas en la página y la remoción de links de descarga en todos los proyectos que entren dentro de esa categoría.

Como cabría de esperarse ardió Troya en los foros de la web. De un sistema de libre distribución gratuito en el que cualquiera podía compartir lo que quisiera pasamos a uno cerrado, que exige el pago de una mensualidad para poder ver los episodios más actuales. Pese a existir un número considerable de usuarios que avalan las medidas, la inmensa mayoría de las personas que hoy en día pueden encontrarse en macro-sitios como MCanime se muestran contrarias a contraer el servicio y acusa de “traidores” y “vendidos” a los administradores por haber gestado esta transformación sin siquiera consultarles.

¿Qué fue lo que realmente sucedió aquí? ¿De qué forma incidirán estos cambios y quiénes son los verdaderos ganadores detrás de todo esto? Pues esas son preguntas que trataremos de dilucidar durante la extensión de este artículo, aunque para efectos prácticos omitiré ciertas explicaciones y daré por sabidas varias cosas, como por ejemplo que el lector conoce los sitios MCanime.net y Cruchyroll.com; tiene entendimiento de la estructura interna de los fansubs y ha oído hablar del dilema con los servidores pagos en el anime. Redactaré la entrada teniendo en mente que el lector se maneja en el tema y está dispuesto a conocer nuevos argumentos que podrían hacerle cambiar de parecer (o bien, fundar aún más su postura).

Los Principios del Fansubing

-Muchos ya lo saben y otros prefieren ignorarlo en forma deliberada, pero el fansubing es una actividad que se funda en principios. Así como las empresas tienen una carta constitutiva que las regula, los fansubs se estructuran en base a un lema que dice así: “Por fans y para fans, no vender ni alquilar”. Esta frase no es meramente ejemplificativa, sino que define la existencia en sí de estos grupos, por lo tanto cualquier fansub que se aleje de estos principios ni siquiera debería considerarse como tal. Por mucho que el grupo traduzca series y las suba a servidores de DD, mientras no respete el lema que aquí nos convoca carece de los requisitos mínimamente necesarios para adquirir esta condición.

De este lema pueden deducirse los principios fundacionales que mencionaba con anterioridad: Del “Por fans y para fans” se extrae que es una actividad realizada por fanáticos (no profesionales remunerados) y el público objetivo son los usuarios, no las casas comerciales ni empresas interesadas en obtener utilidades de su trabajo. El “no vender ni alquilar” es -lejos- el principio más importante del fansubing y se relaciona directamente a la carencia de “ánimo de lucro” en la actividad. El lucro es definido por el Diccionario de la Real Academia Española como Ganancia o provecho que se saca de algo, aunque normativamente se ha entendido que la ganancia obtenida debe ser de índole patrimonial. No se explica el lucro si la utilidad percibida no puede medirse en términos monetarios, por ende, un fansub que trabaja por el mero hecho de obtener comentarios positivos.

La falta de ánimo de lucro es absoluta, y cualquier ganancia -por más mínima que sea- contradice a este principio, por mucho que la utilidad obtenida sea para costear los gastos de mantención del servidor o para conseguir los materiales necesarios para trabajar. Tanto colgar el archivo en servidores pagos, pasando por las donaciones y hasta el más inofensivo banner en la web se consideran como una afrenta a este principio. Si fuésemos más estrictos con ese razonamiento deberíamos descartar como fansubs al 95% de los grupos hispanoparlantes que profesan la actividad, incluso aquellos de larga data, aunque suele serse bastante permisivo con esto y hoy en día son muy pocos los grupos que no reciben ningún tipo de remuneración por su trabajo.

Por último, el “detén la distribución si la serie se licencia en tu país” viene a reiterar la negativa al lucro del enunciado anterior, aunque esta vez en forma mucho más explícita. Acá los próceres del fansubing fueron muy astutos, ya que el objetivo original de estos grupos siempre ha sido sacar a la luz series que de otra forma no pueden conocerse para así fomentar la industria del anime y aumentar el número de adeptos. Cuando una serie es licenciada en el país el grupo debe dar marcha atrás para así no perjudicar las utilidades que pueda percibir la industria al insertarse al mercado, aunque igual como sucede con el principio anterior suele dársele mucha marcha blanca y tampoco se hace exigible en términos tan estrictos.

Incluso desde los primeros días del fansubing ya se sabía que la actividad genera un mal enorme a la comercialización de las series por la vía legal, aunque tampoco hay que tener una mente brillante para darse cuenta de que la razón principal por la que el negocio del anime dejó de ser rentable en hispanoamérica se debe al accionar de estos grupos. No por nada hoy en día es muy difícil ver series en la televisión siendo que antes de los fansubs y la masificación del internet los canales estaban plagados de animes. No es que el número de fanáticos de la animación japonesa haya disminuido (de hecho, ha aumentado en forma dramática) sino que estos usuarios han cambiado de plataforma y ahora todo se hace desde la comodidad de los ordenadores. Este fenómeno no es realmente culpa de los fansubs ya que es un efecto colateral de la difusión del internet y la globalización, pero tampoco hay que ser tan descarados para restarles su cuota de mérito. Está claro que si no existieran fansubs hoy en día los canales seguirían estando plagados de series de anime y las tiendas venderían los dvds oficiales, tal cual pasaba a principios de los noventa en casi todos los países de la zona (aunque también se puede responsabilizar a la industria por su escasa capacidad de adaptación a los cambios). Lo anterior queda de manifiesto en un estudio de Yale Economic Review que demuestra que la gente que baja películas de internet es más propensa a no comprarlas.[1]

Los objetivos del Fansubing y su Incidencia Fáctica

-Como pueden apreciar, incluso grupos que se encuentran al margen de las leyes como los fansubs tienen principios que los rigen (Es algo que aprendi cuando veia mis animes con una calidad indescriptible), pero una cosa es que estos existan y otra muy diferente es que efectivamente sean respetados. Acá es donde entra en juego un 2do elemento conocido como “el código ético del fansuber”, que proclama fidelidad al lema y se compromete a llevar a cabo los “objetivos del fansubing”. ¿Y cuáles son estos objetivos? Pues en resumidas cuentas podemos mencionar a los tres más importantes: 1- Facilitar el acceso de los usuarios a las series de animación japonesa; 2- Fomentar la industria del anime y 3-Ofrecer un producto que cumpla con mínimos estándares de calidad. Seguro que hay más objetivos relevantes que podrían ser mencionados (no es una lista taxativa), pero me limitaré a estos tres para efectos de restringir la extensión del artículo.

El “usuario promedio” (es decir, aquel que suele bajar la primera versión de las series que sigue independiente de su calidad, que rara vez comenta en las publicaciones de los grupos y prefiere las versiones ligeras) defiende a muerte el primer objetivo pero el 2do y el 3ro le trae sin cuidado. De hecho, actúa bajo la preconcepción (no 100% errónea) de que el fansubing beneficia más de lo que perjudica a la industria, pese a que desprecia de todo corazón cualquier iniciativa que busque privarlo del acceso al anime gratuito al que está acostumbrado en pos de un servicio que fomente la distribución del anime legal, pagando las licencias a las casas productoras.

¿Entonces se podría decir que el usuario promedio es un hipócrita por no seguir los principios y objetivos? NO, porque esos enunciados sólo se aplican a los fansubs. El leecher no está sujeto al lema ni tampoco está obligado a fomentar la industria del anime como sí lo están los grupos que trabajan las series. Es decir, la decisión de apoyar o rechazar iniciativas como Crunchyroll depende única y exclusivamente de su fuero interno, por lo que debe despreciarse cualquier tipo de iniciativa que busque privar al usuario de su voluntad para elegir respetando sus propias valoraciones éticas.

En pocas palabras, el leecher es libre de profesar cualquier tipo de postura frente al fenómeno CR, incluso las más extremas (y están plenamente justificados para opinar lo que les venga en gana) por lo que se opone a los propósitos de este artículo instarles a que profesen una determinada posición o que compartan mis propias valoraciones sobre el dilema que aquí nos convoca. Lo que sí me interesa es adentrarnos un poco a las raíces del problema y responder a una inmensa cantidad de interrogantes que se han ido suscitando durante los últimos tiempos, que por cierto ya había enunciado en los primeros párrafos.

La respuesta al “¿Qué fue lo que realmente sucedió aquí?” es bastante evidente y no requiere mayor profundización. Ocurrió que una empresa (NO fansub) de nombre Crunchyroll, especializada en transmisiones onlines de series en forma simultánea a la proyección del episodio en Japón se ha expandido hacia nuestro continente. Esto implica que ahora podemos contar con traducciones oficiales de una gran variedad de animes de temporada casi al mismo tiempo en que son transmitidas en su país de origen, pese a que en la actualidad el servicio está lejos de ser perfecto y existen muchas quejas acerca de la real competencia de los traductores a cargo de los proyectos.

El “¿Quiénes son los más beneficiados?” requiere un poco más de detalle. Es evidente que el mayor beneficio lo reciben los usuarios ya que ahora cuentan con un medio legal para disfrutar de las series a una velocidad inmejorable y con una calidad decente (al menos para aquellos que estén dispuestos a pagar). Después de los usuarios vendrían las empresas japonesas que crean y distribuyen animes, a quienes CR debe comprarles las licencias para que así puedan realizar el streaming legal. Las licencias deben renovarse periódicamente y es el método por excelencia que tienen estas compañías para obtener utilidades en el extranjero. Es cierto que CR actúa como mediador y conserva gran parte de las utilidades (si es que existen), pero al menos los japos reciben su tajada.

Los más perjudicados con todo esto NO son los fansubs, sino que los así llamados “failsubs”, quienes dejarán de percibir los ingresos que recibían antes debido a la enorme popularidad que ostentaba MCanime y las facilidades que tenían para publicitarse en el sitio. Los verdaderos perdedores de todo este embrollo no son ni MC (en cuanto al flujo de visitas) ni los FS, sino que estos grupos con ánimo de lucro que han convertido el fansubing en una profesión altamente lucrativa. En pocas palabras, todos quienes suben sus episodios a servidores horrendos sólo para conseguir un par de monedas; enlazan los links a páginas como ADFLY que remunera por cantidad de visitas y saturan sus propias webs con banners (y para colmo piden donaciones).

Un sector que -curiosamente- es uno de los más beneficiados es el infame mundo de las Versiones Ligeras, ya que con la imposibilidad de publicar enlaces en portada recibirán un importante aumento en el flujo de descargas de aquellos más desesperados, incapaces de visitar las webs de los fansubs para obtener lo que desean. A menos que los administradores tomen medidas para detener la proliferación de estas versiones en muy poco tiempo los foros de Mcanime serán conocidos como un antro sin ningún tipo de estándar de calidad (lo cual ya ocurre hoy en día, pero en forma matizada).

La pregunta “De qué forma incidirán estos cambios” no tiene respuestas inequívocas y aquí sólo resta teorizar en miras a un futuro incierto. En lo personal opino que Crunchyroll subsistirá durante un tiempo en el mercado hispano, pero no percibirá grandes ganancias ni hará modificaciones de fondo al servicio que ofrecen. Los fansubs tampoco deberían verse muy afectados por esto (salvo los más criteriosos que han optado por hacerse a un lado para no entorpecer sus actividades), por lo que la incidencia “fáctica” de CR en nuestro continente será bastante reducida.

Esto se debe a varias razones, pero la principal es que nuestra propia idiosincrasia se resiste a pagar por un servicio siendo que existen múltiples alternativas para obtener lo mismo en forma gratuita. También incide mucho el hecho de que Crunchyroll no ha sabido adaptarse a los verdaderos intereses de los usuarios y ese es un error fatal para cualquier plataforma de negocios que se precie de serlo.
Conclusiones

No me opongo a CR pero tampoco creo que en su estado actual sea la gran cosa. Supongo que apoyar a Crunchy no implica necesariamente amarlo, sino que conformarse con la opción que resulte menos dañina, pero tampoco digo que este bien XD

Durante los últimos dos años el panorama en el fansubing hispano se había vuelto tan decadente que se requería un verdadero remesón para hacernos replantear varias cosas que solíamos dar por cimentadas. La decisión adoptada por MC es un golpe en las bolas al failsubing y en realidad no me extraña la férrea resistencia que han encontrado los administradores para hacer efectivas estas medidas. Me resulta algo repugnante leer a personas oponiéndose a Crunchy pero fomentando el trabajo de grupos basura que trabajan VLs de dudosa calidad, pero también me desagrada ver a usuarios jactándose de tener cuentas Premium en la página, haciendo gala de su mansa complacencia.

Hoy en día mi postura está dividida entre estos dos grandes bloques de usuarios y reconozco a Crunchy como una alternativa de negocios válida, pero como fansubber no puedo estar del todo conforme con los dispares estándares de calidad que ha mostrado en sus proyectos. Al final todo depende mucho de qué persona esté a cargo de la serie, y como los fanáticos no tienen acceso a esa información estamos permanentemente expuestos a que justo en el proyecto más interesante toque un traductor deficiente. Esta incertidumbre desincentiva a contraer el servicio y de verdad resulta más factible esperar un par de semanas a que alguno de los fansubs tradicionales la trabaje, pero bueno, salvo quejarnos en los post de MC no tenemos más alternativas que conformarnos con lo que tenemos. En base al criterio de especialización resulta inevitable que los traductores de CR mejoren a medida que pasa el tiempo, así que quién sabe si en un par de años el sitio se transforma en una plataforma con estándares a la altura de los fansubs más renombrados.

Anuncios

6 comentarios en “Reflexión sobre el fansubing.

  1. Pa, bastante largo, jaja. Bueno la verdad hay varias cosas, primero, es que no hay ningún canal, por lo menos en mi país, que esté pasando un anime. Cuando era chico me acuerdo haber alquialdo películas y bueno, ver caballeros del zodíaco contra abel dos veces en el cine porque habíamos llegado tarde y habían dos canales Magic Kids y The Big Channel creo que se llamaba. Luego con las idas y venidas cartoon network apostó algo al anime por algunos años, pero ahora creo que no hay nada. Luego lo de animax que ta murió en sony spin o algo así, es como MTV pero sin la mentira de que van a pasar algo de músico La verdad es que conozco a mucha gente que le gusta el anime y me parece increíble que no haya nada en ningún canal de tele que pase algo por lo menos. La verdad a mi me gustaba cuando pasaban las cosas por la tele porque te hace ir y ver algo a cierto horario y no bajarse una serie y luego tenerla vegetando en el disco por meses y meses.
    Creo que lo que en verdad pasa es que es más fácil traer una serie gringa media mocha por ahí y ta, antes se tomaban la molestia de doblarlas, ahora ni eso, las pasan todas con subtítulos y ta. Es como que quieren maximizar las ganancias y ta, joderse, bueno saben algo, que se jodan ellos, ponen todo cada vez más caro, o ni siquiera lo traen. Yo si quisiera comprarme un dvd de algo, tengo que ir a argentina o pedirlo por correo y andá a saber cuanto gasto. Además para quejarse un poco, me compré unos libros en amazon y aca se les ocurrió a los del correo parar un mes y andá a saber hasta cuanto.
    Bueno, por lo de cruchyroll y mcanime, la verdad es que pueden hacer lo que quieran, ya se murió un gigante como elRinconDelAnime y la verdad estuvo d-, pero de indispensables está lleno el cementerio.

    Les dejo acá una página que tiene algunos animes, algunos algo viejos pero con subtítulos en muchos idiomas por si alguien lo encuentra útil:
    http://www.viki.com/

    Me gusta

  2. No estoy de acuerdo en algunas cosas. Lejos esta de demostrarse nada, la situación en latinoamerica es especial.
    ¿recuerdas animax? ¿recuerdas cartoon network? Eso es el mejor ejemplo, a las productoras locales poco les importa sus televidentes, nos escupen en la cara de hecho.
    En cuanto a vender productos es una cuestión limitada por el costo, ¿vas a comprar licencias a sabiendas que es una región con poco poder adquisitivo y poco interesada en el producto?
    El impacto de internet en las ventas es más bien un mito, no puedo decir lo mismo con respecto a lo que viene de USA, pero los que compran una versión pirata no creo que alguna vez compren el producto original… tampoco les importa nada en absoluto. (Siempre hablando de anime)
    Al principio no miraba con buena cara a CR, pero ahora replanteo y creo que es mejor ya que obliga a pasarse por las web de los fansub, interactuar con ellos y además pasarse buen rato. En lo que va del año no he visitado MCanime, salvo excepciones de busqueda en google, para mi murió. Ojalá les vaya bien, como dijiste, por lo menos les llega una tajada a las productoras.
    Saludos 🙂

    Me gusta

  3. En mi país Chile, alrededor de los 90 y 2000, pasaron mucho anime por la tv abierta, luego de apoco fueron desapareciendo, recuerdo despues que tuve tv cable y ahi foxkids y cartoon network empezaron tambien a pasar bastante anime, pero como saben despues de unos años foxkid murio y cartoon dejó de pasar anime, en base a mi necesidad y la de muchos opte por buscar en internet las series que no vi completas por la tv, eh ahi donde me entero del mundo del fansub, por el 2000 y algo mas o menos, baje mucho material en ese entonces, conocí muchas series nuevas y me involucre en el mundillo del anime, creo que como a mi a muchos les debio pasar lo mismo y como tu bien lo decias ya esta implantado en nuestra idiosincracia el adquirir este producto (anime) totalmente gratuito. Por que las circunstancias lo dieron así. Siempre vi a los fansub como su lema lo dice y que en algunos permanece el de “fans para fans”, los respeto y admiro mucho su labor que hacen al traducir y al ver todo el trabajo hacen, solo piensen en cuantas series han traducido todos los fansub hispanoamericanos, muchas mas de las que pasaron por TV. Entonces que llegue un servicio como CR a nuestro continente creo que es algo que no tendra mucho exito, siempre va haber gente que paga por la comodidad, como gente que se las rebusca por obtener las cosas mas baratas o gratis y gente que se conforma con lo que tiene. En mi caso siempre eh visto a internet como la salvacion, en donde todo se comparte de forma gratuita, al menos a mi como usuario no me afecta ni me llama la atencion CR, soy fiel a los fansub y el tiempo me ha hecho ser exquisito en el punto de vista de que busco la mayor calidad de trabajo, ya sea buena traduccion y buena calidad de imagen, personalmente me apestan las versiones ligeras, para mi es un desprestigio para el fansub y una problematica para los usuarios como yo que buscan calidad al momento de bajar una serie, porque verdaderamente se esta plagando la net de estas malditas VL.
    Hoy en dia todo lo gratuito o ese “amor al arte” es cada vez mas escaso, las empresas, multinacionales, los mercados. todo eso nos esta impulsando a que todo sea comercio, todo sea dinero, plata, pagas, cuentas y deudas. La vida esta muy cara y muchos pierden su escencia. Por eso los fansubs, los usuarios de internet o cualquiera como persona, tenemos que perdurar con nuestra escencia e ideales. Larga vida a los fansub y a la distribucion gratuita del anime!
    .

    Me gusta

  4. Y asi a pasado en todo latino-america, antes buscabamos mas el anime en la TV de paga pero la TV de paga vio que esto es un negocio y ellos no quieren invertir en algo que no les dara “money” asi que introdujeron serie y cosa que ya habian visto y lo explotan a mas no poder mientras que el anime, sigue y seguira estancado, asi de simple

    Me gusta

Deja un comentario, son importantes para nosotros

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s